¿QUÉ LE DICEN LOS MUERTOS, SEÑORA?
Publicado el: 13/04/2016, por : trapalanda
Mujer espiritista o adivina con piedras en las manos

A menudo nos encontramos en los módulos de La Llamada con situaciones en los que los intrépidos investigadores deben lidiar con un supuesto médium. Éste les aportará importantes pistas para avanzar en la investigación o tal vez deban investigarlo para comprobar si es un farsante.

El Máster en éstos casos debería interpretar con toda la pompa y aderezos necesarios la sesión espiritista para deleite de los jugadores.Una buena música inquietante de fondo, una voz ronca y respuestas cortas y directas pueden convertir un mero trámite en algo que todos disfruten. Por supuesto que si las pistas que deben surgir en el transcurso de la sesión están pensadas para confundir a los PJs, el Guardián de los Arcanos debería esmerarse aún más en ser creíble en sus respuestas y en proporcionar una puesta en escena que haga creer a los asistentes en los verdaderos poderes de la Madame de turno, si es que no los posee de verdad. Aunque siempre se puede fingir que no es más que un charlatán de feria, ocultando sus verdaderos poderes e intenciones.

Por parte de los investigadores, nunca estaría de más comprobar la sala donde se va a realizar el contacto con el más allá. Espejos, altavoces, linternas, efectos pirotécnicos y demás parafernalia pueden estar ocultos en el rincón más insospechado para engañar a nuestros crédulos personajes. Un buen recurso que seguro a más de un Guardián le vendrá muy bien en sus partidas.

Durante la sesión, los PJs deberían estar atentos a cualquier movimiento extraño de los presentes en la sala, pues quizá el médium disponga de un “gancho” entre el público. Si los investigadores disponen de información sobre el pasado del supuesto espiritista que pudiera ser comprometedora, podrían fingir que escuchan voces durante el transcurso de la sesión, revelando lo que han averiguado entre sollozos, para ver la reacción del médium y sus posibles ayudantes.

También se debería prestar atención a los pequeños refrigerios que atentamente una hermosa muchacha con generoso escote y turbante multicolor nos pudiera dispensar, ya que  podrían estar “aderezados” para que los PJs vean cosas que en realidad no han tenido lugar.

En los años 20, y ya desde unas décadas atrás, el espiritismo alcanzó unas altas cotas de popularidad entre la gente de la alta sociedad. Debido a la expansión de la Teosofía y demás doctrinas ocultistas, el orientalismo descafeinado y kitsch y el uso y abuso de sustancias legales e ilegales, además de la ignorancia y el anhelo de contactar con los seres queridos ya fallecidos, en especial después de la Gran Guerra, se realizaban sesiones espíritas en los salones de los más afamados personajes de la época. Sin duda un gran recurso, pero arriesgado a su vez, de posible financiación para los investigadores podría ser el dedicarse a estafar a incautos con éstos juegos inocentes hasta que reúnan la suficiente cantidad de dinero para comprarse ese barco que les llevará hasta R´Lyeh, por ejemplo. Claro que podrían acabar en el río mientras los pueblerinos les tiran piedras, o peor aún, muertos por algún tejano de gatillo fácil al que no convencieron sus respuestas.

Sin duda que se trata de una oportunidad muy buena tanto  para los jugadores de rolear a gusto y de actuar en equipo, como para el Guardián de poner sobre la mesa todos sus recursos para intentar llevar la trama por unos u otros derroteros, aunque como sabemos los Legendoides, al final los planes del Máster no siempre coinciden con lo que finalmente ocurre en la partida.

 

 

 

 

 

3 comentarios en “¿QUÉ LE DICEN LOS MUERTOS, SEÑORA?

  1. A mi me ha parecido un artículo más que sublime. Subliminal incluso podría decir. Venga va, lo digo: Subliminal.

    ¿Está usted deseando que Legendoides recree la famosa sexta sesión perdida (a causa de problemas en la grabación) de la partida Mejor a Oscuras, en la que se organizó una sesión espiritista a cargo de Madam Moulian? ¿No? Entonces me callo.

    Pero si es así, entonces sólo usted, lector/comentador podrá reunir de nuevo a aquella cohorte de descerebrados personajes una última vez. Anímese y comente.

  2. Sin duda sería una idea de lo más pitiminosa, por lo que estaría de acuerdo en que esa gentuza se reuniera para mostrar su comportamiento errático a todos los oyentes.

Para poder publicar comentarios es necesario aceptar las cookies de este sitio primero, necesarias para minimizar el SPAM.